RELACIÓN ENTRE EL DOLOR DE ESPALDA Y NUESTROS VÍNCULOS AFECTIVOS

Desde el momento en que nacemos necesitamos establecer vínculos afectivos que nos afiancen para poder sobrevivir en el mundo al que llegamos totalmente desprotegidos. No tenemos ni siquiera capacidad para alimentarnos solos o, una piel que nos aísle del frío, no sabemos caminar y nuestras necesidades las expresamos a través del llanto. El primer vínculo afectivo que creamos es con …