Entrevista de Espacio Humano sobre Masaje Celular

  •  
  •  
  •  
  •  

Es el último libro publicado por Carmen Benito, bióloga, reflexóloga y terapeuta de Masaje metamórfico además de otras terapias manuales.

 

¿Qué es el Masaje Celular?

Es una terapia manual sencilla en la que poniendo nuestras manos suavemente sobre la espalda de la persona, partiendo del coxis y subiendo poco a poco hasta la cabeza, vamos permitiendo a través de la escucha y del paso de frecuencias de energía, que la fascia y el tejido se vayan liberando permitiendo que las memorias que tienen aprendidas ya sea de traumas pasados o, las que traemos heredadas, se liberen.

 

¿Qué relación hay entre la Técnica Metamórfica y el Masaje Celular?

La Técnica Metamórfica la desarrolló Robert St. John para trabajar en personas con bloqueos que vienen de la etapa prenatal: heredados como el síndrome de Down, por problemas en el desarrollo embriológico, en el parto o en las primeras etapas de la vida.

Se trabaja en las zonas reflejas del pie donde se localizan cabeza y columna vertebral, situando ahí los nueve meses de gestación.

En el masaje Celular vamos directamente a columna vertebral y cabeza, conectando a través de los centros de energía chakras más directamente con las memorias que traemos y los patrones de comportamiento, que se activan principalmente a través de las emociones y que son los que nos impiden tomar las riendas de nuestra vida conduciéndonos al desequilibrio y la enfermedad.

 

Hablas de emociones y salud, ¿cómo se pueden modificar estas emociones con un masaje?

Cuando tenemos una vivencia emocional profunda, nuestro cerebro produce una serie de neurotransmisores que llegan a través de la sangre a todas nuestras células y activan los receptores que éstas tienen en su membrana dejando un patrón, cuando volvemos a vivir esa emoción actuamos siguiendo lo aprendido, que puede ser heredado o incluso venir de las vivencias de nuestra madre durante el embarazo.

Cuando hago el Masaje Celular tengo que trabajar con mucha concentración, abriendo mi corazón para sentir al tejido y transmitir “paz” y “amor” a través de las manos lo que se traduce en frecuencias capaces de estimular a los receptores de membrana y activar nuevas respuestas.

Para conseguirlo tengo que estar en coherencia: mi mente y mi corazón tienen que trabajar juntos.

¿Qué es la coherencia y cómo podemos mantenerla?

La coherencia en nuestra vida es cuando lo que hacemos y decimos son lo mismo, cuando nuestra mente y nuestro corazón van en el mismo sentido y le damos prioridad a éste último porque es el que realmente sabe lo que necesitamos, en él reside nuestro “Maestro Interior”.

 

¿Cómo a través de las manos del terapeuta se puede restablecer esa coherencia?

Cuando trabajamos con el Masaje Celular, a través de nuestras manos introducimos con la intención frecuencias de energía que van a interferir con el patrón de frecuencias de la persona ayudándole poco a poco a cambiar su forma de percibir la vida.

Llega un momento durante la sesión en que el corazón del terapeuta y el de la persona entran en coherencia, ambos laten a la par, en ese momento la frecuencia de uno y otro se hacen UNA, transmitiendo el terapeuta su estado de “Paz Interior” y “Escucha”.

El terapeuta debe llevar la coherencia a su vida conectando su mente y su corazón a través del amor y respeto hacia el trabajo que hace.

 

¿Cómo se relacionan mente y corazón?

La Medicina Tradicional China dice que el corazón alberga el Espíritu del Conocimiento, y se habla del corazón como el Emperador. Por tanto todo lo que sucede en el organismo está relacionado con su energía. Si lo que hacemos con nuestra vida va en su contra, esa será la primera causa de desequilibrio y de enfermedad.

 

¿Cómo es posible tratar patrones heredados? ¿Nos puedes contar algún ejemplo breve?

Nuestras respuestas ante determinadas situaciones de la vida suelen estar ligadas a un patrón emocional que aprendimos previamente. Donde más lo percibimos es en nuestras emociones: cómo respondo ante el miedo, cómo gestiono esa emoción. Todos sentimos a lo largo de la vida que hay situaciones que nos superan, que no podemos más, el estrés llega a ser tan insostenible que todo nuestro cuerpo vive una lucha interior y si eso lo mantenemos en el tiempo aparece la enfermedad. Para aprender a gestionar esa emoción necesitamos cambiar nuestra actitud.

Hace un tiempo tuve una clienta a la que le apareció un problema de cadera que le provocaba un dolor muy fuerte hacia la ingle. Ella tenía muy claro que ese dolor había aparecido en una etapa dura de su vida cuando murió su madre, por todo el sufrimiento que acarreó la gestión de la herencia con su hermano, algo que aún no había resuelto.

En una sesión de Masaje Celular, empezó a moverse toda la zona de cadera la pierna y todo el tejido queriendo soltarse, curiosamente esa zona está emocionalmente ligada a los problemas con la madre y lo que nos bloquea en esa relación.

Cuando se levantó de la camilla se encontraba muchísimo mejor, de hecho en ese momento no le dolía.

Aunque el dolor volvió unos días después, ya no fue ni tan intenso ni la impedía caminar durante mucho tiempo. Se fue de vacaciones y pudo disfrutar de visitar muchos sitios caminando, algo que llevaba unos años sin hacer.

 

¿Para qué casos, personas, enfermedades está indicado?

En principio cualquier persona se puede hacer un Masaje Celular, incluso para disfrutar de entrar en un estado de relajación muy profundo. Con respecto a enfermedades, al igual que en metamórfico nosotros como terapeutas tratamos de devolver a la persona al equilibrio, pero los resultados dependerán de su capacidad de respuesta.

Yo lo aconsejo a cualquier persona que quiera experimentarlo, para mí no hay enfermedades, hay enfermos, cada uno es diferente y reaccionará de manera distinta porque no creo que haya dos personas que traigan los mismos patrones, ni siquiera los hermanos gemelos.