En la recuperación de Cirugía de Páncreas

  •  
  •  
  •  
  •  

En artículos anteriores expuse los resultados obtenidos con la Reflexoterapia Podal en la recuperación después de la cirugía de nariz, y uno de esos artículos trajo en marzo a mi consulta a una clienta operada de un tumor en el páncreas.

Fue intervenida en septiembre de 2013 y el informe médico decía que le habían extirpado una parte importante de la cola del páncreas ya que el tumor era muy grande, de 9,7 centímetros de diámetro. Por suerte era benigno, de naturaleza quística.

Quería que la tratara con Reflexoterapia Podal porque en la revisión que le hicieron en marzo de 2014, le habían visto un quiste seroso en el cuerpo del páncreas junto al estómago de 4,7 centímetros de diámetro. El médico le había dicho que si no se reabsorbía o disminuía de tamaño tendrían que valorar las medidas a tomar. Se sentía muy desanimada, lloraba con mucha facilidad y siempre estaba muy cansada.

Los meses posteriores a la intervención fueron muy duros; pasó varios días en cuidados intensivos y cuando ya la pusieron en planta tenían que moverla las enfermeras porque era incapaz de levantarse. Me cuenta que lo pasó muy mal y tuvo muchos dolores.

A pesar de lo aparatoso de la cirugía ha tenido mucha suerte pues el páncreas que queda sigue funcionando correctamente tanto en producción de hormonas como en la función digestiva. Sus niveles de azúcar en sangre están bien y no necesita medicación.

El páncreas es un órgano vital situado bajo el estómago en la curva que forma el duodeno. Ésta glándula tiene una función mixta: por un lado produce componentes esenciales para la digestión cuya secreción se canaliza a través de unos pequeños conductos que se van uniendo formando otros más grandes que acaban en el conducto pancreático principal (canal de Wirsung); éste va a desembocar en el duodeno, en una estructura denominada ampolla de Vater.

Las enzimas que contiene el jugo pancreático son: amilasa, lipasa, tripsina, quimiotripsina y carboxipeptidasas. También tiene bicarbonato sódico.

La amilasa descompone el almidón (resto de los hidratos de carbono que digerimos en la boca gracias a la enzima de la saliva: tialina). La lipasa disgrega las grasas, la tripsina y quimiotripsina que van a actuar sobre las cadenas de péptidos que llegan de la digestión previa de las proteínas que se realiza en el estómago. La carboxipeptidasa actúa sobre los péptidos más pequeños para obtener los aminoácidos que después utilizará nuestro organismo para producir sus propias proteínas.

El páncreas tiene también función endocrina segregando dos tipos de hormonas mediante las células que se agrupan en los denominados islotes de Langerhans.

Las células alfa elaboran el glucagón encargado de descomponer el glucógeno almacenado en el hígado para aumentar la tasa de glucosa en sangre.

Las células beta elaboran insulina, que facilita la absorción de la glucosa por parte de los músculos para su actividad y disminuye la concentración de la misma en sangre.

El páncreas se divide en tres zonas: cabeza, que es la más voluminosa; el cuerpo y la cola que están en contacto directo con el bazo.

La parte que quitaron a mi clienta fue de la cola, y para realizar la intervención tuvieron que sacarle todo el paquete intestinal y recolocarlo después, con las molestias que ello conlleva.

La cicatriz que tiene es muy importante pues va del costado derecho al izquierdo a la altura del estómago, cortando todo el músculo recto del abdomen.

En reflexoterapia podal se trabajan cicatrices tan importantes como esta ya que van a provocar muchas interferencias en el cuerpo. Por un lado corta todo un músculo transversalmente, el recto del abdomen, y también la fascia de esa zona generando adherencias. Energéticamente corta meridianos importantes de acupuntura como el Vaso

Concepción que discurre por el centro de la cara anterior el tronco, el meridiano de riñón, estómago, hígado y bazo-páncreas.

Con respecto a los chakras interfiere totalmente el de plexo solar, con los consiguientes trastornos de falta de fuerza y energía.

El trabajo que se hace ayuda por una parte a liberar la fascia mejorando las adherencias y por otra a recuperar la energía en los meridianos y del chakra.

Después de cuatro sesiones tuvo una reacción muy fuerte: la tercera noche posterior a la sesión, empezó a encontrarse revuelta, le dolía el intestino y le daban retortijones. Fue al servicio y me comentó que expulsó como una piedra de dura que estaba. Regresó a la cama y aunque aún tenía molestias se quedó dormida. Al día siguiente ya no le dolía nada.

Seguimos adelante con el tratamiento y en el mes de julio le repitieron las pruebas para ver cómo iba el quiste. Le hicieron una ecografía, resonancia magnética normal y resonancia magnética con contraste. El médico dijo que iba muy bien: el quiste seroso se había reducido a 3,6 centímetros de diámetro y el médico le recomendó llevar una vida normal, sin preocuparse en volver a revisión hasta dentro de un año porque la encontraba muy bien.

Ella me facilitó los informes médicos para poder contar en este artículo las cosas de la forma más objetiva posible, y se lo agradezco mucho. La parte más importante del tratamiento se produjo ya el primer día cuando entró por la puerta, al tumbarse en la camilla después de contarme por qué venía a tratamiento, me dijo: “Sé que tú me vas a ayudar”.

En ese momento ya habíamos hecho la mitad del trabajo.

La confianza que depositó en mí ha sido un factor fundamental para que el tratamiento llegue al máximo en su recuperación. Su estado anímico es muchísimo mejor: ha pasado de no poder casi moverse cuando la operaron a estar haciendo un curso de Dependencia en la actualidad para poder trabajar con personas mayores. Tiene mucha ilusión con lo que hace y seguimos adelante con su tratamiento.

Ahora trabajo mucho sobre la zona refleja del nervio recto del abdomen para recuperar su funcionalidad y que pueda incorporarse normalmente cuando está tumbada, ya que el músculo ha perdido toda la fuerza por la cicatriz.

Carmen Benito
Directora del Centro de Bioestética Carmen Benito
www.carmenbenitobioestetica.com