CÓMO INTERACTUAMOS CON EL UNIVERSO.

  •  
  •  
  •  
  •  

Existe un universo fuera de nosotros y otro dentro y, aunque sólo seamos una  pequeña parte de lo que hay fuera, ambos nos regimos de acuerdo a las mismas leyes.

La física y las matemáticas actuales nos muestran que todo está interactuando, que hay patrones dentro de patrones y estos a su vez dentro de otros que explicarían la estructura del mundo tal y cómo es.

Cuenta Gregg Braden en su libro “El Tiempo Fractal” que Benoit Mandelbrot, profesor de matemáticas, fue quien observó esta forma de manifestarse el mundo y, a esta estructura de patrones dentro de otros lo denominó geometría fractal.

Una clave que demuestra esto es que en la naturaleza cada fragmento aunque sea pequeño de una planta, una montaña o la costa de un país, tiene un aspecto similar al patrón más grande del que forma parte.

Este descubrimiento nos lleva a plantearnos que para entender lo más grande y complejo como puede ser el Universo, deberemos empezar por comprender lo más pequeño.

Llevo varios años trabajando desde partes del cuerpo para interactuar con todo el cuerpo, y realmente funciona, tal vez porque estoy usando un fractal de nuestro propio universo.

En reflexoterapia podal es impresionante cómo desde nuestros dedos del pie que pasan información de la cabeza, el arco que representa toda la estructura de la columna vertebral, el tobillo y talón donde se localizan zonas reflejas de cadera, pubis, y del nervio ciático podemos tratar esos puntos para quitar dolores y corregir desequilibrios.

Pero con la Técnica Metamórfica se dio un paso más, ya que ubica los nueve meses de gestación que pasamos en el vientre materno en zonas reflejas del pie, algo que no se había planteado hasta que lo hizo Robert St. John, colocando incluso los patrones de comportamiento en una parte del cuerpo. Eso implica que también las emociones tienen una proyección en el pie.

Ya desde la Medicina Tradicional China cada emoción va ligada a un órgano concreto: el miedo al riñón, la ira al hígado, la alegría al corazón, la preocupación al bazo y páncreas, y la tristeza al pulmón; desequilibrándonos según esté la energía de los meridianos en exceso o en deficiencia.

En la Técnica Metamórfica se da un paso más: todo lo que traemos heredado de nuestros ancestros y lo que vivimos en el vientre materno ya crea un patrón físico y emocional, pero también todo lo que vivimos en la primera infancia y adolescencia nos va a repercutir bien  empeorando esos patrones o mejorando si nuestro ambiente familiar es el apropiado.

Un tiempo después sería un alumno de Robert St. John, Gastón Saint Pierre, el que uniría a esos patrones adquiridos la relación de lo que vivimos a través de ellos con las Leyes que rigen el Universo dictadas ya en el antiguo Egipto por “Hermes Trismegisto”, y ubicándolas también en el pie en relación directa con los nueve meses de gestación.

Esta parte es la que explico en el curso de segundo nivel de Masaje Metamórfico, es muy interesante ver como las leyes están siempre presentes interactuando en nuestras vidas y en la relación que tenemos con nuestro entorno.

La primera nos habla del Principio del Mentalismo, en ella se dice que todo en el universo tiene un principio creador: “Todo es mente y el Todo es mental”.

La física y las matemáticas actualmente hablan de un diseño inteligente y a la par sencillo de todo el universo a través de las matemáticas, es como si todo hubiera sido creado de acuerdo a un plan de diseño que se ve en lo que los matemáticos definen como la proporción perfecta o número áureo que se observa en la naturaleza cuando diseña sus propios patrones como por ejemplo el crecimiento de algunas plantas que se produce siguiendo un modelo matemático, que le da una forma perfecta y hermosa.

Este principio estaría relacionado con la preconcepción de la Técnica Metamórfica. Antes de ser concebidos somos un proyecto de lo que podemos llegar a ser, una idea con un plano a desarrollar después durante la gestación.

Este punto a la par tiene una relación directa con la zona refleja del pie del séptimo chakra, el que nos conecta con los planos superiores.

El siguiente es el Principio de la Vibración: “Todo en el universo se mueve, todo vibra”. Desde la energía más sutil hasta la materia más densa, todo tiene una vibración. También nuestros pensamientos y estado emocional. De hecho, las células cuando están sanas vibran con una frecuencia que cambia cuando enferman o forman tumores.

Este principio también se relaciona con el período de preconcepción y con la zona refleja del sexto chakra el que conecta con la glándula pituitaria o hipófisis (controladora de todas las funciones hormonales de las diferentes glándulas del cuerpo), es el chakra que despierta nuestra intuición.

Una vez superado el punto de concepción, es decir, cuando pasamos de ser un proyecto a ser una realidad, se localiza el Principio de la Polaridad: “Todo tiene un polo positivo y uno negativo”. Esto es algo que detectamos continuamente en nuestra vida. Y ambos son las dos caras de la misma moneda, se necesitan para mantener el equilibrio.

En la técnica metamórfica se relaciona con las 8 primeras semanas de gestación, también con el chakra de garganta.

Cuando trabajamos sobre este principio podemos cambiar nuestro estado mental para que aun sabiendo que tenemos un lado más oscuro y negativo podamos hacer subir la energía de manera que se manifieste más nuestra luz. Es lo que en Masaje Celular denomino “entrar en coherencia”: cambiar nuestra vibración mental desordenada en otra más ordenada.

El siguiente Principio es el del Ritmo: “Todo fluye y refluye, todo lo que sube tiende a bajar, todo tiene un avance y un retroceso”. Es algo que vemos continuamente en la vida cotidiana.

Está también relacionado con la postconcepción y abarca hasta la 18 semana de gestación aproximadamente. Se relaciona con el chakra de corazón que está siempre en movimiento manteniendo un ritmo. Mantener el equilibrio entre nuestra mente y nuestro corazón nos ayuda a mantenerlo en nuestra vida. Cuando vivimos situaciones de estrés descontrolado, sobre todo emocional, ese equilibrio se rompe apareciendo la enfermedad. Es por tanto el principio que rige la salud y la enfermedad.

El siguiente es el Principio de Correspondencia: “Como es arriba es abajo y como es abajo es arriba” también es el principio que dice: “el Todo está en cada parte y cada parte está en el Todo”, lo que explicaba al principio de este artículo sobre los fractales, ya lo sabían en el antiguo Egipto. Se relaciona con el período de la animación en la Técnica Metamórfica (5º mes de gestación). También con el chakra de plexo solar.

El siguiente es el Principio de Causa – Efecto: “Toda causa produce un efecto y éste a su vez se transforma en causa para producir otro efecto”. Este principio podría hacernos pensar que realmente no tenemos libre albedrío y que todo está en cierto modo determinado. En el libro “El arte de La Felicidad”, el Dalai Lama comenta:

“En el budismo se acepta el principio de causalidad como una ley natural…..si se producen ciertos acontecimientos indeseables, el mejor método para asegurarse de que no vuelvan a ocurrir es procurar que no se repitan las condiciones que los producen.”

Es decir que sólo cambiando las causas podremos tener control sobre los efectos.

En la técnica metamórfica se relaciona con la etapa de prenacimiento, concretamente con el séptimo mes de gestación, y con el segundo chakra, el que controla las gónadas y nuestra capacidad de dar a luz nuestros proyectos.

Por último está el Principio del Género: “La generación se manifiesta en todo, todo tiene su principio masculino y femenino”. Este principio es muy importante en nuestra vida ya que todo tiene un principio masculino de energía que estimula nuestra creatividad, y un principio femenino que es la fuerza capaz de hacer realidad nuestros proyectos. De ahí la importancia de que ambos estén en equilibrio.

En la técnica metamórfica se relaciona con la etapa de prenacimiento, pero ya al final de la gestación, cuando estamos  a punto de ser un nuevo individuo único. También con el chakra raíz o de tierra.

Hay dos principios que no he desarrollado: Iluminación y Comunión, ya hablaré de ellos más adelante.

Espero que haber analizado cada uno de estos principios y cómo nos influyen sirva para comprender mejor que esta visión de Gastón Saint Pierre de la Técnica Metamórfica es muy útil para entender mejor porqué estamos bloqueados y poder avanzar en nuestro camino para descubrir a nuestro “Maestro Interior”.

Firmado:

Carmen Benito Rico.

Licenciada en Biología, Diplomada en Terapias Manuales.

Directora del Centro de Bioestética Carmen Benito.