TRATAMIENTOS DE ESCLEROSIS MULTIPLE CON REFLEXOTERAPIA PODAL

  •  
  •  
  •  
  •  

Publicado en la revista: “Espacio Humano” en Enero de 2011 

El pasado mes de junio publiqué en esta revista un artículo sobre la reflexoterapia podal en la Esclerosis Múltiple, a través de él, vinieron a consulta nuevos clientes con esa enfermedad, y también uno de mis alumnos comenzó a tratar a otra persona con el mismo problema.

Tras los resultados obtenidos, y ya que cada vez se diagnostican más casos de Esclerosis Múltiple, me ha parecido interesante profundizar un poco más en el tema y exponer los tratamientos y resultados que hemos visto.

En el artículo anterior comentaba que siendo un problema en el que los síntomas que aparecen son principalmente neurológicos (desequilibrios en la deambulación, falta de enfoque en la visión, mal control de esfínteres, y otros por agravamiento). En realidad tiene un origen inmunológico.

La vaina de mielina que envuelve al nervio para protegerlo y conducir el impulso nervioso se ve dañada en algunas zonas lo que crea interferencias en la comunicación neurológica.

La mielina se compone principalmente de ácidos grasos insaturados y proteínas, un mal metabolismo de los primeros puede ser una de las causas de la enfermedad. De ahí que una parte importante del tratamiento sea el consumo de ácidos grasos omega 3 y omega 6.

También comentaba que la mielina puede regenerarse, por tanto, parte del daño nervioso puede ser recuperado. ¿Pero cómo podemos estimular al sistema para que se regenere? Ahí es donde la reflexoterapia podal tiene un papel importante.

En primer lugar cuando comenzamos a trabajar sobre las zonas reflejas de sistema nervioso central, ya sean del cerebro o las relacionadas con los nervios periféricos, podemos observar en algunos casos como reacción que demuestra que estamos en zonas alteradas, un movimiento involuntario y espástico del pie. Esta reacción también la observé en un paciente que estuve tratando durante varios años por una lesión medular a nivel de la cuarta vértebra cervical y la quinta que le produjo una tetraplejia. Cuando entraba en zonas reflejas del sistema nervioso relacionadas con la lesión aparecían esos movimientos espásticos como respuesta de la zona.

Ya en el otro artículo comentaba que son varias las causas implicadas en la enfermedad: una mala asimilación de los ácidos grasos esenciales; acontecimientos externos estresantes como: fiebre, infecciones víricas, heridas, cirugías importantes del sistema nervioso, fatiga o, intoxicación con metales pesados como el mercurio.

También quería exponer aquí la importancia de las alergias y las intolerancias alimenticias. En los años ochenta muchos de los estudios que se realizaron con pacientes de Esclerosis Múltiple apuntaban a que una gran parte de ellos tenían intolerancias a determinados alimentos, aunque no quedara muy claro si la intolerancia era una respuesta a la enfermedad o podía estar implicada en el desarrollo de la misma.

Hace varios años, cuando estudié terapia SU-JOK (acupuntura coreana en zonas reflejas de manos y pies) con Rosa Casal, ya nos hablaba de la Macrobiótica como una filosofía de vida y que como forma de nutrición daba muy buenos resultados en pacientes con muchas enfermedades y en concreto en personas con Esclerosis Múltiple.

El tratamiento de esta enfermedad debe ser interdisciplinar, de hecho, ya comenté la importancia de que la persona trate de llevar una vida lo más normal posible siempre que se pueda, lo que dependerá del tipo de esclerosis: si es de recaída y remisión como el de alguno de los casos que he tratado, si es de un solo ataque tras el cual la persona sólo nota unas ligeras molestias pero no se vuelve a producir; o, si es de ataques progresivos tras los cuales la persona se va encontrando cada vez peor.

De las cuatro personas que traté antes del verano, la que ya comentaba en el anterior artículo que sólo había tenido un brote entre los 32 y 33 años, que le había dejado problemas en el ojo izquierdo de enfoque, y pesadez en la pierna izquierda, dejó de necesitar tratamiento a partir de la 8ª sesión, pues ya se encontraba muy bien y sus síntomas habían remitido.

La otra persona que tenía más problemas de equilibrio ya ha comenzado también un tratamiento médico, sigue viniendo de vez en cuando a reflexoterapia podal, ya que le ayuda mucho en el control de esa sensación de irse de lado tan característica de la enfermedad. La pierna que le falla es la derecha al igual que el ojo derecho, y ahora está también haciendo rehabilitación y ha regresado a sus clases de Tai-Chi. En su caso los primeros síntomas fueron adormecimiento del lado derecho de la pierna derecha, después en la cara con sensación de ojo extraño. Los síntomas comenzaron unos meses después de ser operada de una hernia discal cervical. Tras pedir cita con el neurólogo, éste la remite al dentista por una endodoncia que le habían hecho unos años antes, pero él descarta toda relación. Un mes después comienza con mareos y visión doble, por lo que le hacen una resonancia magnética en la que ven la posible desmielinización.

Hoy se va encontrando mejor y sigue adelante con su vida, de hecho está formándose en un curso de Coaching para Empresas.

Otra clienta que vino en junio a raíz del artículo estaba diagnosticada de Esclerosis Múltiple secundaria recidivante. Lleva desde hace tiempo un tratamiento de Interferón Rebif, tiene 43 años y la diagnosticaron en 1.997. Tiene antecedentes familiares, su madre también padece Esclerosis Múltiple aunque no fue diagnosticada hasta los 60 años por desconocimiento de la enfermedad. Los síntomas que presenta son: dificultad en la micción (necesita concentrarse para orinar); problemas en la visión nocturna que le impiden conducir de noche. Aunque no tiene problemas de equilibrio, al tropezar no consigue reequilibrarse, por lo que al bajar o subir escaleras siente la necesidad de sujetarse a una barandilla por miedo a caer. Tiene una sensibilidad al calor muy alta ya que no percibe correctamente la temperatura. Actualmente trabaja como informática.

Tras la primera sesión de reflexoterapia podal me comentó que no se había levantado para ir al servicio durante la noche, cuando lo normal es que lo hiciera hasta tres veces con hora y media de diferencia. El problema de la micción se resuelve muy bien tras muy pocas sesiones. Con respecto a lo demás tampoco le resta calidad de vida.

El otro paciente que vino a tratamiento se encontraba peor, llevaba cinco años aproximadamente diagnosticado de Esclerosis Múltiple Primaria Progresiva. Sólo tuve la oportunidad de tratarle en tres sesiones, por lo que no pudimos observar mejoría aparente. Tenía además muchos dolores y sensación de quemazón en la cintura que no conseguía calmar. Caminaba con muletas con mucha dificultad teniendo que utilizar silla de ruedas cuando tenía que desplazarse.

La paciente que trató mi alumno, mejoró también considerablemente, además le recomendó tomar Colina –Inositol, un complejo de vitamina B, vitamina C y DHA.

Los resultados que vamos observando en los diferentes casos que hemos tratado nos animan a concluir que la reflexoterapia puede ser un gran aliado en el tratamiento de esta enfermedad, sobre todo cuando se es constante.