Tratamiento de una Hemiplejia con Reflexoterapia Podal

  •  
  •  
  •  
  •  

Desde septiembre del pasado año trato a un paciente con hemiplejia. Llevamos ya varias sesiones y cree que sería importante que otras personas con una patología semejante a la suya conocieran su experiencia con la reflexoterapia podal y cómo el tratamiento le ha devuelto calidad de vida.

Me ha animado a escribir este artículo contando su historia, ya que a pesar de sus circunstancias es un luchador que ha tratado siempre de encontrar la forma de valerse lo máximo posible por sí mismo sin depender a penas de los demás.

Tiene setenta y un años y vive sólo a pesar de que tiene el brazo derecho paralizado y espástico, con flexión del antebrazo y la mano totalmente cerrada. Aunque la pierna derecha está ligeramente paralizada camina con cierta dificultad sobre todo debido al equilibrio.

Hace más de siete años sufrió un ictus (accidente cerebro vascular) que le afectó al hemisferio cerebral izquierdo tocando también el área de Broca, lo que le produjo afasia (problemas en el habla), pero sin perder la comprensión del lenguaje.

Por sus circunstancias personales de trabajo, era autónomo y regentaba un pequeño comercio, no prestó la suficiente atención al primer aviso que le dio el cuerpo y, como se recuperó más o menos, siguió trabajando. Cuando le dio el segundo, la situación fue muy diferente ya que el derrame fue mucho mayor y le cogió de lleno.

La rehabilitación fue dura, tuvo que aprender de nuevo a hablar y de hecho cuando nos conocimos todavía se le notaba alguna dificultad en la pronunciación de algunas palabras.

Hizo rehabilitación en el hospital, y después continuó por su cuenta trabajando mucho en la piscina, ya que dentro del agua, al pesar menos, podía realizar los ejercicios de estiramiento de brazo y mejorar de la pierna.

No nos habríamos conocido si no llega a ser porque en febrero del pasado año le dio un brote de Lupus que le afectó mucho dejándole otra vez en silla de ruedas y para complementar le atacó una poliomesitis (degeneración muscular) a la cadera. Realmente como dice el refrán: “Al perro flaco todo se le vuelven pulgas”. Tiene mucho sentido del humor y fuerza de voluntad.

Fue una sobrina suya que había hecho un curso de reflexoterapia podal del sistema nervioso conmigo, quien le pasó mi teléfono para que se pusiera en mis manos y tratara de ayudarle hasta donde todavía pudiera recuperar.

El trabajo que hemos hecho desde entonces ha sido muy interesante, ya que a pesar del tiempo transcurrido y de las enfermedades que han aparecido después, conseguimos devolverle todavía más movilidad a su brazo derecho y al dedo pulgar.

El tratamiento ha sido de una sesión a la semana durante dos meses y medio actualmente viene cada quince días, principalmente porque para él es un esfuerzo ahora en invierno desplazarse todas las semanas. El frio le ataca paralizándole más y haciendo que sus movimientos sean más torpes, por lo que teme caerse.

Mi centro está en cerca de la estación de Atocha, y viene andando desde Pacífico donde vive; cuando me lo dijo el primer día me quedé pasmada, ya que según vi como camina hace un verdadero esfuerzo. Pero me comentó que todos los días procura salir a caminar y que incluso sube hasta el Retiro andando. Después regresa a su casa en autobús. Ese esfuerzo puede dar idea de cómo es su fuerza de voluntad, y si no hubiera visto mejorías con la reflexoterapia podal hace tiempo que habría dejado de venir.

La fisioterapia más apropiada en un caso como el suyo que presenta rigidez con flexión desde el codo de todo el antebrazo que además presiona contra el pecho y presenta la mano cerrada con fuerza, debe tratar de reducir la presión de todos los músculos flexores.

Al permanecer los músculos contraídos mucho tiempo se van acortando, por lo que es necesario que se trabaje poco a poco con ellos a través de ejercicios suaves que permitan la apertura del brazo. Él estuvo mucho tiempo acudiendo a la piscina y esto le permitió mover mejor el brazo, pero cuando yo le conocí no podía extender más que hasta la mitad el antebrazo. Ahora ya consigue hacerlo casi totalmente, aún queda una pequeña parte que no, debido probablemente al acortamiento que se ha producido.

En el tratamiento de reflexoterapia podal incido no solo en zonas reflejas de cerebro que es donde sufrió el derrame sino también en las zonas reflejas de los nervios que están implicados en la sintomatología: para el brazo las del Plexo Braquial y concretamente las ramas de los nervios motores: Radial, Mediano, Cubital y Cutáneo. Estos nervios se ven también afectados porque la espasticidad no sólo afecta al brazo sino a la musculatura de la espalda de la zona escapular derecha.

Los nervios anteriores están implicados en todos los movimientos de brazo, antebrazo, muñeca y mano.

En algunas ocasiones consigue abrir voluntariamente el dedo pulgar y la rigidez de la mano cede permitiéndole que introduzca un separador de los dedos con más facilidad.

Debido a la paralización y espasticidad de la pierna perdió mucho la capacidad de equilibrarse, por lo que al caminar se iba hacia el lado derecho lo que podía provocar que se cayera. Actualmente se equilibra mucho mejor, y cuando terminamos la sesión siempre me dice que es como si todo su cuerpo pesara menos y flotase. De hecho consigue en la actualidad caminar levantando más el pie derecho mientras que antes lo llevaba arrastrando.

Al haber una lesión de sistema nervioso central, cuando trabajo en su pie derecho que es el afectado por la hemiplejia siempre al comenzar está muy rígido y mucho más inflamado (tiene linfedema motivado también por el lupus). A medida que hacemos la sesión esto va cambiando, y siempre al entrar en los puntos reflejos de las zonas afectadas se producen reacciones de movimientos involuntarios con espasmo, pero al mantenerlos presionados pasa después a una relajación de todo pie y de la zona afectada. De hecho siente corrientes eléctricas en el brazo cuando le trato la zona refleja.

A lo largo de estos meses ha ido cambiando la piel de los pies, que estaba muy descamada debido al lupus, ahora está uniforme y fina.

Otra de las cosas que quiere que comente es la recuperación casi completa de la articulación de las palabras y la mejora en la deglución.

Sigue viniendo a tratamiento con mucha ilusión, pues las mejorías que ha experimentado para él son devolverle calidad de vida y más capacidad de autogestión.

A mí lo que me entusiasma es su fuerza de voluntad y su sentido del humor, aunque esté muy fastidiado siempre tiene ánimo que es lo más importante para recuperarse.

Firmado: Carmen Benito. Directora del Centro de Bioestética Carmen Benito.

Licenciada en Biología.