MERIDIANOS DE ACUPUNTURA QUE TRABAJAMOS EN LA REFLEXOTERAPIA PODAL.

  •  
  •  
  •  
  •  

En el pie comienza la energía del agua, nos enraíza con la tierra y nos sustenta para crecer como el árbol que mira hacia el cielo.

Según la Antigua Tradición de la Medicina China, cinco son los “Reinos” que mueven toda la energía en nuestro cuerpo para conseguir el equilibrio generándose unos a otros y a su vez estableciendo un control entre ellos, cuando esas fuerzas fallan y los órganos no pueden gobernar correctamente sus reinos aparece el desequilibrio.

Estos cinco reinos o elementos según el orden en que generan unos a otros son:

El Agua que engendra la Madera, que a su vez engendra al Fuego, éste a la Tierra, ésta al Metal y éste nuevamente al Agua, formando así un círculo de creación. Pero las fuerzas que más influyen para mantener el equilibrio natural serán las que se establecen por dominación, fuerzas intergeneracionales, donde el abuelo ejerce el control sobre el nieto. Por tanto el Agua ejerce su dominación sobre el fuego (porque lo apaga), éste sobre el Metal (porque lo funde), éste sobre la Madera (porque la corta), ésta sobre la Tierra (porque hunde sus raíces en ella) y ésta sobre el Agua (porque la absorbe).

Cuando trabajamos con reflexoterapia podal, son tres los elementos sobre los que estamos incidiendo:

El primero es el elemento Agua, donde se inicia la Vida. A este elemento pertenecen los meridianos de riñón (órgano yin) y vejiga (órgano yang).

Este elemento está relacionado en cuanto a climatología con el frío. Controla los huesos, por eso a medida que envejecemos y vamos perdiendo la fuerza con la que venimos a la vida el hueso se va deformando y desgastando. El color es el negro el sabor el salado y el órgano de los sentidos el oído (al envejecer también se pierde audición). La emoción es el miedo.

En el riñón reside la responsabilidad del propio destino, cuando el hombre no se comporta acorde a ese destino, cuando se deja invadir por la duda, aparece el miedo.

El meridiano de riñón nace entre el punto reflejo de plexo solar y el de riñón, en la planta del pie. La estimulación suave y rítmica de este punto va a producir relajación, esto ayuda a que la persona conecte con ella misma abriendo la puerta a los mecanismos homeostáticos del cuerpo.

La función del meridiano de riñón es conservar la esencia vital con la que llegamos a la vida y distribuirla por todo el cuerpo. Recoge los excesos de energía de los órganos y los almacena como un depósito para cuando algunos de ellos estén en déficit. El problema surge cuando no tiene suficiente esencia vital y le demandan energía, ya que suministrará su propia esencia produciéndose un gran desgaste.

Cuando la energía de este meridiano baja una de las primeras manifestaciones que se tiene es dolor en la región lumbar.

El punto 1R es un punto Shu que se encarga de transportar y regular toda la energía que necesita el organismo para producir la vida, y su nombre como tal es: “Fuente Floreciente de la Tierra”.

Este punto coincide con el principal chakra del pie, por el que nuestro cuerpo toma la energía de la tierra, la eleva y distribuye por el organismo y, por donde libera la energía que desciende desde la cabeza a la tierra. Esto se practica sobre todo en los ejercicios de Chi Kung y de Tai-Chi a través de la respiración.

El otro meridiano del Agua es la vejiga, que se encarga de eliminar el último residuo de agua que el cuerpo no ha reciclado. Es el meridiano más largo de todos, tiene 67 puntos. Comienza en la zona orbital del ojo, recorre la cabeza hacia la columna vertebral, baja por los laterales de la columna vertebral, después por la cara posterior de la pierna y termina en el dedo meñique del pie (junto al lateral externo de la uña). Este recorrido tan largo y por zonas tan importantes nos da una idea de su trascendencia, ya que en sí mismo contiene información de la totalidad.

El segundo elemento que tiene meridianos en el pie es la Madera, este elemento es generado por el Agua, con lo que se encarga de recoger toda la esencia del Ser que reside en el Agua, todas las posibilidades que ha de desarrollar ese Ser a lo largo de su vida y la responsabilidad de realizarlas. Su objetivo final es culminar en el elemento Fuego (reino del corazón).

El elemento Madera está relacionado en cuanto a climatología con el viento, en el cuerpo controla los músculos y los tendones, su color es el verde, órgano de los sentidos el ojo. El sabor el ácido. La emoción que más le puede dañar es la cólera. Los meridianos son Hígado (órgano yin) y vesícula Biliar (órgano yang).

El hígado es el órgano más grande de todo el cuerpo, con una función fundamental de almacenamiento, depuración y distribución de la sangre. Como meridiano almacena el Yin del riñón, pero también pone toda esa energía en movimiento. Controla los tendones, los músculos y las uñas. Regula la visión.

Este meridiano comienza en el dedo pulgar, en el lateral de la base de la uña más próxima al segundo dedo, va recorriendo el dorso del pie. Sube por el lateral interior de la pierna hacia el tronco y termina debajo del pecho.

Dice José Luis Padilla en su libro “Curso de Acupuntura”: “una de las características del hígado es la generosidad, si el hombre se queda en sus raíces, si no es capaz de expandir esa generosidad de su hígado, todas las funciones de éste desde la creatividad hasta la decisión, se van a ver alteradas y poco a poco la persona se va volviendo más miedosa, irascible, colérica, dudosa y con mayor agresividad”.

La vesícula biliar es la víscera encargada de regular esa expansión de la generosidad del hígado. Es la directora de “La Creatividad”. Este meridiano comienza en la cabeza a la altura de la comisura de los párpados, recorre la cabeza para bajar hacia la escápula, de ahí por el costado baja el tronco excepto en el punto 24VB, que se ubica a la altura de la propia vesícula en el cuerpo. Baja por la ingle hacia la pierna, para terminar en el punto 44VB en el lateral de la uña del cuarto dedo.

Un punto interesante y que trabajo en reflexoterapia podal cuando hay problemas en los nervios que van al brazo y la mano es el 41VB que es un punto Shu denominado “El Descenso de las Lágrimas”, que controla las neuralgias y dolores musculares (entre otras muchas cosas). Además es punto resonador de apertura del canal de cintura DAI MAI, que recoge todas las energías que bajan del cielo y las que suben de la tierra y las distribuye, permitiendo que el yang celeste descienda y el yin terrestre ascienda de forma adecuada. Es el único canal circular que tiene el organismo.

El Elemento Madera tiene también función reguladora sobre el elemento Tierra, entre ambos tiene que haber equilibrio para que se mantenga la homeostasis del organismo.

La posición original del elemento Tierra dentro de la dinámica de los cinco elementos sería el centro, como lugar del equilibrio de donde saldría toda la energía hacia los demás reinos.

Su climatología es la humedad, en el cuerpo controla el tejido conjuntivo, su color es el amarillo. El órgano yin es Bazo (aquí también se incluye la función del Páncreas) y el yang es el estómago.

El bazo es el gran distribuidor de alimento hacia todo el organismo. En este meridiano radica la reflexión, que cuando se vuelve obsesiva bloquea cualquier acción.

El meridiano de Bazo va a controlar la circulación y distribución de la sangre, y también del agua. El punto 1B se localiza en el lateral externo de la base de la uña del dedo gordo, y en su recorrido va coincidiendo con zonas reflejas de columna vertebral.

Pero un punto muy importante de este meridiano es el 4B llamado también GONGSUN que se localiza a la altura del metatarsiano del dedo gordo casi donde se articula con los huesos propios del tarso del pie. Este punto es un resonador de apertura de “El Mar de Todos los Canales”: CHONG MAI. Es un punto cuya función es reparar, y el canal extraordinario que activa tiene como función recoger y distribuir toda la energía, a lo largo de todo el organismo.

El estómago tiene la función de recibir el agua y el alimento, comenzando la primera fase de la digestión. El meridiano comienza en la cabeza al igual que los otros meridianos yang que hemos visto localizados en el pie. Desciende por el tronco, la pierna para terminar en el pie, en el 45E en la uña del segundo dedo.

Cuando trabajamos las zonas reflejas de los pies vamos incidiendo sobre todos estos meridianos, que como he ido explicando son responsables del equilibrio de toda la energía de nuestro cuerpo, pero si vemos las emociones que controlan, nos da una idea de la importancia que tiene esta técnica en el tratamiento emocional.

En los pies se acumula la memoria de cómo transcurrió nuestra vida, de cómo nos responsabilizamos con ella, la generosidad con que la compartimos y las decisiones que tomamos.