Los Chakras y su zona refleja en los pies

  •  
  •  
  •  
  •  

Los chakras son centros de energía que se localizan en el cuerpo principalmente en la columna vertebral y en la cabeza, se encargan de generar, transformar y distribuir la energía por todo nuestro cuerpo.

Al igual que encontramos en los pies zonas reflejas que muestran desequilibrios del cuerpo físico, también podemos observar cómo se encuentran los centros de energía. Es más, los pies, al igual que las manos, tienen sus propios chakras. En las manos se encargan de recibir y transmitir energía, y en los pies de liberar energía hacia la tierra y de elevarla desde la tierra hacia el cuerpo, eso lo conocen bien las personas que practican Chi Kung, Tai Chi, etc.

En mi experiencia trabajando con la reflexoterapia podal y sobre todo con el masaje metamórfico, he visto la relación que entre estos centros de energía y los nueve meses de gestación de la persona.

Cada chakra tiene su zona refleja en el pie y su conexión con cada etapa del desarrollo embrionario.

El primero es el chakra base (Muladhara), a nivel reflejo se localiza en la cara interna del pie, cerca del tendón de Aquiles. Está relacionado con el cóccix, el nervio ciático y la zona anal. Cuando trabajamos esas zonas reflejas en el pie estamos ayudando a que se equilibre su energía. También se activa cuando tratamos las zonas de prenacimiento en el masaje metamórfico, principalmente cuando nos acercamos a las que se corresponden con la 34ª a 38ª semana de gestación momento en el que el embrión comienza a prepararse para el nacimiento.

El segundo (Swadhisthana) es el chakra sexual, controla las gónadas: ovarios y testículos, también se localiza el la cara interna del pie en la zona refleja del sacro (entre el hueso escafoides y el astrágalo). Según la técnica metamórfica se relaciona también con prenacimiento, pero entre la semana 24ª a la 34ª aproximadamente de la gestación.

El tercero (Manipura) es el de plexo solar, controla el fuego digestivo y las cápsulas suprarrenales. En el pie está localizado a la altura del hueso primera cuña, que es donde se sitúan a nivel reflejo las vértebras lumbares. Con respecto a la técnica metamórfica se conectaría con las semanas 18ª a 24ª de gestación, que es cuando el feto empieza a relacionarse con el medio externo, comienza el movimiento con más intensidad y la madre nota más claramente las patadas. De la fuerza de este chakra dependen cosas tan importantes como nuestra voluntad, decisión, iniciativa y perseverancia a la hora de emprender proyectos.

El cuarto (Anahata) es el chakra del corazón. En el pie lo localizamos aproximadamente a la altura de la articulación entre el metatarsiano y la falange del primer dedo (donde se suelen formar los juanetes), en reflexoterapia podal es donde se reflejan la última cervical y las primeras dorsales. En metamórfico se corresponde con la 10ª a la 14ª semanas de gestación, es parte de la zona del compromiso con la vida. Este chakra se caracteriza principalmente por ser el asiento de los sentimientos. Si su energía está bien encauzada se transforma en amor puro. Por tanto para los terapeutas que trabajamos a través de nuestras manos, es el que nos da la fuerza para trabajar canalizando ese amor incondicional y objetivo capaz de ayudar en los procesos de transformación.

El quinto (Vishuddi) es el chakra laríngeo, controla la glándula tiroides (conectada íntimamente con nuestro estado emocional), en el pie se refleja en la primera falange del dedo gordo, donde en reflexoterapia podal se tratan las vértebras cervicales. En la técnica metamórfica está relacionado con las primeras ocho semanas de gestación. Este centro tiene gran importancia por ser el que materializa los pensamientos, es el centro del habla. También (según comenta Danilo Hernández en su libro: Claves del Yoga) actúa como canal por donde se reciben las vibraciones mentales o los pensamientos de otras personas. Existe también una importante conexión entre este chakra y el “principio de polaridad” (del masaje metamórfico de Principios Universales), ya que según cuenta Danilo en su libro y transcribo literalmente por la importancia que para mi tiene comprender bien el proceso: “En el nivel de vishuddhi el hombre se abre a la vida con una plena aceptación de la dualidad, se trascienden los pares de opuestos y aparece un elevado conocimiento discriminador. En este estadio, el mundo se convierte en el propio hogar y todas las experiencias que depara (negativas o positivas) son asimiladas y aprovechadas como un medio de evolución consciente.”

El quinto chakra es por tanto fundamental a la hora de controlar el estado emocional de la persona, un golpe emocional fuerte, como la pérdida de un ser querido, una separación, etc. puede hacer que se bloquee, creando desde un problema en la glándula tiroides, a nódulos en las cuerdas vocales.

El sexto (Ajna) es el chakra mental, controla la glándula pituitaria o hipófisis. Está ubicado en el centro del cerebro. Al igual que la hipófisis en el sistema endocrino controla las demás glándulas este chakra controla también a los demás. Su zona refleja en el pie se sitúa en el nacimiento de la uña del dedo primero, en la parte lateral externa. Se relaciona con la preconcepción en la técnica metamórfica. Este es el centro de consciencia más elevado del hombre, a través de él es posible la percepción extrasensorial y la comunicación mental con otras personas. En el cuerpo físico también está relacionado con la glándula pineal, que tiene como función más conocida la de controlar los ritmos biológicos de la noche y el día por lo que la luz es una de las principales fuentes de estimulación de esta glándula.

El séptimo es el chakra corona. Es la fuente de la creación, del potencial desde donde todas las cosas se manifiestan para poder después desarrollarse. Se refleja en el pie en la parte superior externa de la uña del primer dedo. En la técnica metamórfica también se relaciona con la etapa de preconcepción, ya que antes de ser concebidos traemos con nosotros todo el potencial de lo que podemos llegar a ser, esta zona por tanto es donde germina la creatividad y la capacidad que tenemos de concebir: proyectos, trabajo, ideas y nuestra propia “Vida”.

Hasta ahora he expuesto su relación con las zonas reflejas y con la técnica metamórfica, pero donde más consigo sentir como se encuentran de equilibrados es durante el masaje metamórfico. Uno de los casos más curiosos que he tenido últimamente ha sido el de una persona en la que al trabajar en las zonas reflejas del quinto chakra (garganta) observé que había un desequilibrio, cuando le pregunté si tenía algún problema me contó que sufría de hipotiroidismo autoinmune, que era genético, heredado de su abuela y después de su madre, y que en el caso de tener una hija ésta también lo heredaría.

Aunque el problema del hipotiroidismo no se pueda corregir ya que es genético, si se puede tratar de equilibrar la energía del chakra lo que le ayudará a ser más fuerte emocionalmente afectándole menos los problemas.

Otro caso interesante que he tenido ha sido el de una clienta a la que traté un tiempo con reflexoterapia podal porque no le bajaba la regla, le hicieron análisis hormonales y ecografías y aparentemente no había una razón para que le sucediera esto, aunque si tenía un bloqueo emocional. Cambiamos a la técnica metamórfica, y aunque le habían prescrito un tratamiento hormonal esperó un tiempo para dar la oportunidad a las otras terapias de actuar, después de cinco sesiones de metamórfico (una cada quince días), le bajó la regla, se sentía mucho mejor y el desequilibrio que percibía al tratarla en el segundo chakra en la zona refleja del pie había desaparecido.

El tratamiento de los chakras a través de sus zonas reflejas en el pie puede ser de gran ayuda sobretodo para equilibrar la parte emocional que controla cada uno de ellos.

Firmado: CARMEN BENITO.