IMPORTANCIA DEL DESBLOQUEO DE LOS PIES EN LA REFLEXOTERAPIA

  •  
  •  
  •  
  •  

No es la primera vez que escribo un artículo sobre la importancia de desbloquear los pies en la reflexoterapia podal y sus implicaciones físicas y emocionales. He querido volver a hacer hincapié porque cada vez son más las personas que me llegan a consulta con muchos bloqueos, las circunstancias que ahora nos toca vivir están influyendo muy negativamente tanto en el aspecto físico como en el emocional. Me preocupa ver que personas a las que conozco y trato desde hace tiempo (aunque no continuamente) estén viviendo procesos de cáncer.

Lo primero que aprenden mis alumnos en los cursos es a desbloquear los pies, ya que es una parte fundamental del tratamiento, observar su flexibilidad y aspecto nos da mucha información sobre el estado general de la persona.

Cuando el pie se muestra rígido suele aparecer dolor sobre todo en la columna vertebral, éste puede irradiar también hacia los órganos. Actualmente trato a dos personas con los pies poco flexibles, sobre todo en las articulaciones de los metatarsianos y falanges de los dedos, y que muestran los tendones muy marcados; vienen a consulta por dolor de espalda. Una de ellas tiene un aplastamiento vertebral en la zona dorsal y el dolor le irradia sobre todo a las costillas, hace poco me comentaba en consulta sus problemas de auto exigencia, no sólo con ella misma sino también con los demás. Esto en parte es aprendido y en parte sufrido ya que me contó que en su infancia sus padres nunca reconocían lo que hacía ni le daban las gracias por nada, como si todo formara parte de sus obligaciones y no fuera suficiente. De hecho ella misma ha sido así y le ha costado mucho aprender a dar las gracias.

El mejor entrenamiento hacia la gratitud es aprender a darse a uno mismo las gracias por “Ser”.

Cuando comienzo los desbloqueos las articulaciones se van soltando poco a poco, y en los casos en los que la articulación ya no cede por la artrosis, observo que de la persona cambia emocionalmente, relajándose y permitiéndose ser más feliz.

 

La otra clienta a la que trato desde hace varios años está operada de varias articulaciones de los dedos y del juanete. En el pie izquierdo le dejaron bloqueados los dedos segundo y tercero, articulándose ambos con un solo metatarsiano. A demás tiene injertos de hueso en ambos pies, extraído de las tibias. Siempre que le trato me dice que agradece los movimientos de desbloqueo que le hago, utilizo mucho las pasadas con el puño sobre la planta del pie para trabajar la fascia. Hace senderismo y todo este trabajo la ha ayudado mucho para poder caminar sin que se resientan los pies. Este año a la vuelta de las vacaciones me dijo feliz que después de muchos años ha conseguido caminar sobre la arena de la playa descalza sin que se lo impida el dolor de pies (siempre lo tenía que hacer calzada con sandalias de agua).

Es importante observar donde se localizan las durezas ya que indican los apoyos que están desequilibrados. Una de las zonas de dureza más característica en la planta es la almohadilla, en esta zona se reflejan las escápulas, la parte muscular dorsal alta y la cintura escapular. Nos muestran las cargas que nos echamos a la espalda, tanto físicas: cuando queremos llegar a todo a pesar de que nos fallen las fuerzas; como emocionales: la familia o el trabajo.

Una articulación muy interesante en el trabajo reflejo es la de las dos falanges del primer dedo que en la zona más cercana al segundo dedo y por el dorso, refleja la articulación témporo-mandibular. Esta articulación es muy importante ya que en cuando atravesamos situaciones de estrés muy alto se puede ver alterada, provocando dolor, bruxismo (rechinar de los dientes), incluso se pueden llegar a partir las muelas por presión mandibular ya que durante el sueño no se puede controlar la fuerza con la que se cierra la boca. Trabajar desde el pie puede aliviar esta tensión.

En esta misma articulación del dedo, pero por la planta se refleja la articulación entre el hueso occipital y las dos primeras vértebras cervicales (atlas y atxis), trabajar sobre ella ayuda a relajar la tensión de la nuca. Se ve muy alterada sobre todo cuando las preocupaciones pasan a ser obsesiones y no paramos de darle vueltas a la cabeza.

La articulación metatarso-falángica del dedo primero, donde se forma el juanete nos informa de la articulación entre la última vértebra cervical y la primera dorsal, indicándonos la tensión que tenemos en toda la zona de hombros. Para relajarla podemos utilizar movimientos de flexión, rotación y estiramiento de la misma.

Una de las zonas en las que más incido es en el arco a la altura del metatarsiano del primer dedo, es una zona de tejido blando, que refleja como están las vértebras dorsales, tratarla con suaves estiramientos ayuda a relajar su zona correspondiente. Es además a la altura casi de la articulación con la primera cuña, donde se refleja el punto resonador de GONG SUN (punto 4 de meridiano de bazo), que abre uno de los vasos maravillosos que están por encima de los meridianos de acupuntura en el tratamiento de regulación del cuerpo. Este punto se llama “Punto Recuperador”, ayuda a equilibrar la energía del cuerpo.

El Vaso Maravilloso que abre este punto es CHONG MAI: “Mar de Todos los Canales”. Su función es recoger y distribuir toda la energía a lo largo del organismo. Su buen funcionamiento evita estancamientos de sangre y de energía, en ovarios y útero, en riñón, sistema digestivo, pulmón y corazón.

Todos los organismos tienen mecanismos de reparación u homeostáticos cuya función es preservar la vida. El punto GONG SUN es capaz de reparar cualquier daño, por tanto al masajearlo lo haremos con esa intención, trabajándolo con firmeza.

Si nos fijamos bien en su ubicación nos daremos cuenta que se sitúa justamente en la zona del pie que sostiene toda la estructura del arco, y que es justamente la que nos da la capacidad de caminar de forma dinámica e incluso de poder correr. Cuando el arco falla y se cae la estructura dejando la zona ligeramente plana nos indica que a la persona se le pueden haber venido abajo sus proyectos de vida, y puede aparecer un cierto estado depresivo.

En esa zona se refleja el final de la última vértebra dorsal y la primera lumbar, por tanto está también la raíz nerviosa “L1”, que es la primera que baja hacia las piernas interviniendo en la capacidad de caminar.

También se localizan las ramas nerviosas que van al sistema digestivo, por lo que su desbloqueo es muy útil en situaciones de estrés que afecten a este sistema, como en casos de ansiedad. En el aspecto emocional está relacionado con la sensación de sentirnos desbordados y no ser capaces de digerir la situación que estamos viviendo.

La siguiente articulación está entre la primera cuña y el escafoides, en ella se refleja la unión de la última vértebra lumbar y el sacro. Conecta con la articulación sacro-ilíaca, es fundamental su desbloqueo cuando hay una ciática, pues está totalmente relacionada con ese nervio. También es muy útil en el tratamiento del dolor menstrual, miomas en el útero, problemas de próstata, etc.

La articulación del tobillo está directamente relacionada con la articulación de la cadera, la trabajo con rotaciones en un sentido y en el otro, flexiones y extensiones del pie. Es importante observar si la persona ha sufrido esguinces y si se curaron bien o todavía presenta molestias. Caminar de forma incorrecta acaba repercutiendo en la cadera y por tanto en toda la columna vertebral.

Por debajo de la tibia y a la altura del hueso astrágalo se refleja el pubis y la sínfisis púbica cerca de donde se inserta el tendón de Aquiles. Estas zonas reflejas están muy relacionadas con los problemas en la región pélvica.

Cuando los bloqueos se hallan en esta área las implicaciones emocionales están relacionadas con nuestra capacidad de dar a luz los proyectos que hayamos concebido, tanto de trabajo como de familia o de vida.

Recientemente he tenido un paciente con el que no he conseguido los resultados que habría deseado con respecto a su dolor de ciática en la pierna, pero aun así, hemos observado cambios en su humor para mejor y más regulado todo su organismo, por ello sigue viniendo a tratamiento a pesar de que el dolor no haya cedido, aunque no siempre está presente.

Después del análisis que he realizado de las implicaciones físicas y emocionales de las articulaciones es fácil entender que un buen trabajo reflejo debe ir muy acompañado de desbloqueos para liberar tanto las tensiones del pie como todas las del cuerpo. Después de una sesión la persona nota que puede caminar mejor, que los pies se han liberado y siente que flota.

Firmado: Carmen Benito.