El tratamiento reflejo de los pies en la regulación hormonal

  •  
  •  
  •  
  •  

La reflexoterapia podal ayuda a regular el sistema endocrino al igual que los demás sistemas con la diferencia de que éste, junto con el sistema nervioso central y el inmunológico, influirán en las situaciones de estrés mantenido provocando un desequilibrio mayor. Por ejemplo: un desequilibrio hormonal que produzca un exceso de glucocorticoides (hormona segregada por la corteza suprarrenal) puede afectar a las estructuras cerebrales, llegando a provocar la disminución del hipocampo zona del cerebro encargada, entre otras funciones, de la memoria y el aprendizaje.

El resultado del tratamiento dependerá siempre de la capacidad que aún conserve la persona para equilibrarse a través de sus propios mecanismos homeostáticos.

Las glándulas encargadas de controlar la regulación del organismo son la glándula pineal o epífisis y la pituitaria o hipófisis.

La glándula pineal cotrola los ciclos biológicos desde el circadiano de la noche y el día, el reproductivo, la división celular. Produce una hormona fundamental la melatonina.

La hipófisis tiene múltiples funciones ya que produce hormonas encargadas del control de la reproducción, de la presión sanguínea, del metabolismo basal, del crecimiento celular o de la formación de melanina. Está controlada por el hipotálamo, localizado en la base del cerebro, cuya función fundamental es actuar como enlace entre el sistema nervioso y el endocrino. Por debajo de él, a la altura de la denominada silla turca, se sitúa la hipófisis.

Es la glándula clave del sistema endocrino, su porción anterior se va a encargar de producir varias hormonas, necesarias para la función reproductora, el funcionamiento del tiroides y el crecimiento.

Estas hormonas son:

Folículo estimulante (FSH): Se encarga de regular la producción de óvulos en la mujer y espermatozoides en el varón.

Luteoestimulante (LH): interviene en la producción del cuerpo lúteo en la mujer y de testosterona en el varón.

Luteotrófica o Prolactina (LTH): regula la producción de leche materna.

Adrenocorticotrófica (ACTH): estimula la corteza de las glándulas suprarrenales, influye en la formación de cortisol, desciende la glucemia, aumenta la liberación de ácidos grasos por parte del tejido adiposo elevando por ello su concentración en sangre y aumenta también la grasa en el hígado.

Somatotrofina u hormona del crecimiento (STH): estimula la división celular y el crecimiento de los tejidos.

Tirotrofina (TSH): estimula el tiroides.

El lóbulo posterior se encarga de almacenar y segregar posteriormente dos hormonas que se producen en el hipotálamo:

Vasopresina: que actúa sobre el riñón controlando la reabsorción de agua.

Oxitocina: estimula las contracciones del útero en el momento del parto y colabora también en la producción de leche en las mamas.

La región media también produce una hormona la melanocito-estimulante que se encarga de producir la melanina.

Hoy en día y debido al estrés que soportamos estas glándulas pueden desequilibrase y producir hormonas que no deben o dejar de producir las que necesitamos. En los años que llevo trabajando con reflexoterapia podal me he encontrado con casos muy curiosos, una de mis clientas de treinta y tres años de edad, manifestaba síntomas de premenopausia sin haber entrado lógicamente en ella, tenía sofocos, sudoración y muchos problemas para conciliar el sueño. Durante un tiempo la estuve tratando con reflexoterapia y aunque mejoraba, volvía para atrás. Fue con ella con quien decidí empezar a trabajar los dos pies al mismo tiempo, de una forma más suave, con un cierto ritmo de empuje y sin buscar los puntos de dolor, sino limitándome a tratar los sistemas de forma ordenada. Inmediatamente notó una gran mejoría, y de hecho no volvió atrás, de esta manera y elaborándolo cada vez más según las experiencias desarrollé el que hoy llamo Masaje Reflejopodal Antiestrés.

Otro de los casos que tuve fue el de una clienta de cuarenta y un años que debido al estrés emocional por la ruptura con su pareja, dejó de tener la regla sin estar en la menopausia. Estuvo tratándose durante un tiempo, también con el trabajo antiestrés de los pies y logró que la regla volviera.

El caso más espectacular fue el de un paciente que presentaba un cuadro de narcolepsia, alteración del sueño en la que al no descansar correctamente la persona se puede dormir durante el día sin darse cuenta, tras varias sesiones dejó la medicación y al repetirle las pruebas del sueño vieron que se había corregido totalmente.

El estrés que soportamos actualmente es el causante de muchos de los desequilibrios del sistema endocrino y la reflexoterapia podal un buen aliado en su tratamiento siempre que no lleguemos a un extremo en el que ya no haya respuesta.

Por medio del sistema nervioso central nuestro hipotálamo controla a la hipófisis y esta a su vez a la mayoría de las glándulas endocrinas, por ejemplo el eje hipotálamo-hipófisis-tiroides. El tiroides es una glándula encargada de producir la tiroxina y la triyodotironina, hormona que controla el metabolismo basal de todo el cuerpo y mantiene los niveles de calor. Esta glándula interviene también en la formación cartílagos de crecimiento de los huesos y en la maduración del sistema nervioso.

Adheridas a ella están las glándulas paratirodes que se encargan de la regulación del calcio en nuestro organismo para que esté disponible para los huesos, gracias a la parathormona y la calcitonina. Una situación de estrés muy alta puede provocar que se dispare el tiroides produciendo un hipertiroidismo.

Otro eje importante es hipotálamo-hipófisis-glándulas suprarrenales, aunque estas también pueden ser estimuladas directamente por el sistema nervioso central. La corteza suprarrenal produce la hidrocortisona o cortisol que se encarga del almacenamiento por parte del hígado del glucógeno, regula también la retención de líquido (menos que la aldosterona) y tiene efecto de defensa frente a las agresiones externas actuando como antiinflamatorio y combatiendo las alergias.

La aldosterona también se produce en la corteza suprarrenal interviniendo específicamente en el metabolismo hidrosalino del cuerpo, es tan grande su importancia que en su ausencia no se podría vivir porque perderíamos el sodio esencial en todo nuestro organismo (junto con el potasio permiten que se produzca el impulso nervioso).

Dentro de las suprarrenales, en la médula se forman otras tres hormonas: adrenalina, noradrenalina y dopamina. Las dos primeras influyen decisivamente en la aceleración del latido cardiaco y la dilatación de las arterias, ambas fundamentales en los casos de estrés debido a la necesidad de luchar o huir.

Por último está el eje hipotálamo-hipófisis-gónadas, encargado del control de la reproducción.

Mantener una situación de estrés provoca que a la larga se sufra de desgaste de las suprarrenales, con el consiguiente agotamiento de la persona que ello conlleva.

Nuestro sistema endocrino es el que más sufre, de ahí que una terapia encaminada a producir relajación ayude más que si utilizamos una reflexoterapia en la que se estimulen con mucha fuerza las zonas reflejas.

Cuando estudié en Barcelona hace ya muchos años, en la escuela de la señora Mardquardt se nos enseñaba que el punto reflejo debíamos estimularlo hasta donde la persona pudiese soportar el dolor, que no era mejor la terapia por provocar más dolor. Se basaba mucho en el principio de Arnt-Schult que dice: un estímulo suave relaja y uno muy fuerte bloquea. En este principio se basó también el Dr. Vodder para desarrollar su masaje de drenaje linfático tan importante hoy en día en múltiples terapias.

El masaje reflejopodal antiestrés es sumamente relajante al no presionar ninguna zona refleja con fuerza, y sobre todo porque trabaja todos los sistemas en los dos pies al mismo tiempo, esto consigue que la regulación sea mayor pues el estímulo no llega a la médula espinal primero por un lado y después por el otro sino por ambos a la par.

Durante la terapia utilizo también música de relajación y un ambiente tranquilo, yo misma entro en un estado de relajación, ya que es muy importante que el terapeuta transmita serenidad para que la persona salga de la sesión tranquila y a gusto consigo misma.

Firmado: Carmen Benito.