Drenar el cuerpo a través de las zonas reflejas del pié

  •  
  •  
  •  
  •  

Con reflexoterapia podal podemos reequilibrar al cuerpo, pero si somos capaces de llegar más allá, algunas de las técnicas que utilizamos en terapias manuales, también se pueden llevar a cabo a través de los pies.

Una de las más interesante, trasladada a la reflexoterapia, es el drenaje linfático reflejo, que al igual que el aplicado directamente sobre el cuerpo, actúa a través del sistema neurovegetativo inhibiendo los estímulos dolorosos, produciendo un efecto de relajación y sedación. 

Además de los vasos sanguíneos, el organismo dispone de un conjunto de pequeños capilares que desembocan en vasos más grandes, formando redes independientes del sistema circulatorio que se encargan de transportar la linfa.

Los capilares linfáticos absorben a través de sus paredes el líquido intersticial y lo llevan hasta los vasos linfáticos. También los vasos quilíferos que absorben el producto de la digestión a partir del intestino delgado, transportan este fluido (formado principalmente por grasas emulsionadas que no pueden pasar directamente al sistema circulatorio) hasta la cisterna de Pecquet, en ella comienza el conducto torácico, que además de recoger la linfa procedente del quilo, recoge la de las piernas, brazo izquierdo y mitad izquierda del tronco y de la cabeza, desembocando en el torrente circulatorio a la altura de la clavícula, donde se unen la vena subclavia y la yugular interna.

En la mitad derecha del cuerpo será la gran vena linfática la que recogerá la linfa del brazo derecho, lado derecho del tórax, del cuello y de la cabeza, llevándolo a la unión de la yugular interna y subclavia derechas.

 Nuestro sistema linfático tiene muchas funciones aunque todavía es un gran desconocido. En primer lugar se encarga del retorno de proteínas al torrente circulatorio, cuando nos hacemos un hematoma esa sangre que debemos recuperar no va a entrar directamente a los capilares sanguíneos, sino que lo hará a los linfáticos y será transportada por sus vasos hasta la unión de ambos sistemas. Ello se debe al tamaño grande de las proteínas que les impide atravesar los capilares.

Otra de las funciones es regular la presión en los tejidos, retirando de ellos precisamente proteínas.

Gracias a estructuras especiales del sistema linfático como son los ganglios y los nódulos mantenemos a nuestro cuerpo protegido de la invasión de agentes patógenos externos. Los nódulos producen linfocitos, y en determinadas regiones del cuerpo se unen formando estructuras como las amígdalas en la garganta, y las Placas de Pleyer en el intestino delgado.

Los ganglios, que se sitúan en el hueco poplíteo de la rodilla, en la ingle, intestino, axila, codo, tórax, y cuello, tienen como función filtrar la linfa que les llega y producir anticuerpos en respuesta a los antígenos que penetran en el cuerpo.

Los órganos que intervienen principalmente en este sistema son:

El Bazo, encargado de eliminar de la sangre restos celulares de la destrucción de las plaquetas, leucocitos o glóbulos rojos ya viejos, recuperando el hierro (de lo que se encarga el hígado) para la formación de nuevos hematíes.

 El Timo, glándula situada detrás del esternón cerca del corazón, donde tiene lugar la diferenciación de los linfocitos en linfocitos tipo T. También es fundamental en el desarrollo del niño y su paso a adulto en la maduración de los órganos sexuales.

De todo lo expuesto hasta ahora deducimos la importancia tan grande que tiene este sistema en la regulación de un gran número de funciones de nuestro organismo, para muestra basta decir que si el sistema linfático se colapsara por completo, y las proteínas no pudieran regresar al torrente circulatorio, bajaría mucho la presión sanguínea y la persona fallecería entre doce y veinticuatro horas.

El drenaje linfático corporal diseñado hace varios años por el Dr. Vodder, fue algo totalmente novedoso para su época, pues trabajaba en zonas que hasta ese momento estaba vedado tocar durante un masaje, los ganglios linfáticos. A través de un suave bombeo en los ganglios y un empuje suave de la linfa más cercana era capaz de provocar el efecto llamada que activaba la bomba linfática para producir el movimiento de la misma y el consiguiente desatasco de las zonas con edema.

Pero que sucede cuando por alguna razón no podemos actuar directamente sobre el cuerpo, ahí aparece el drenaje linfático reflejo, que siguiendo los pasos del drenaje corporal trata de provocar un efecto parecido, y, aunque su efectividad en determinados procesos edematosos no sea la misma, nos permite actuar sin riesgo en la persona hasta que se la pueda tratar directamente.

Tanto en el drenaje linfático directo como en el reflejo, los primeros puntos que vamos a bombear son los “Términos Profundos” (donde se unen conducto torácico, subclavia y yugular interna). En el pie la zona refleja se sitúa entre las primeras falanges de los dedos primero y segundo. El movimiento que hacemos en esta zona debe ser lento y suave, para que la persona se relaje.

A este punto le llamo el pozo de las emociones, pues los fluidos del cuerpo conectan con ellas, y al darles movimiento empiezan a liberarse. Las personas que suelen retener líquidos también retienen sus emociones.

El siguiente paso es drenar los linfáticos del cuello (localizados en la zona interna de la primera falange del dedo gordo), y, después los de la cara (situados por debajo de la uña en el mismo dedo). Con suaves caricias dirigimos todo al punto de Término Profundo, donde bombeamos de nuevo tres veces.

A continuación bombeamos los ganglios de axila (debajo de la cabeza del metatarsiano del quinto dedo), subimos la linfa del brazo hacia axila (suaves caricias desde la base a la cabeza de metatarsiano de quinto dedo), bombeando de nuevo en axila y arrastrando luego suavemente la linfa hasta el punto de Término Profundo donde se vuelve a bombear.

Para comenzar a drenar el abdomen primero bombeamos el punto reflejo del receptáculo del quilo, donde se sitúa también la cisterna de Pecquet. En el cuerpo se localiza a la altura del intestino delgado, donde se produce la asimilación de los alimentos durante la digestión, siendo de importancia vital en la absorción de grasas, moléculas de alto peso, y frenando el paso de bacterias y microorganismos gracias a que está lleno de ganglios linfáticos.  Su punto reflejo se sitúa en el dorso del pie entre la primera y segunda Cuñas, a la altura de su articulación con los metatarsianos, bombeamos el punto y después con suaves caricias llevamos hacia ella la linfa del abdomen, para subir a continuación por la zona refleja del “conducto torácico” hacia el Término Profundo donde volveremos a bombear.

El siguiente paso será el drenaje de las piernas, comenzando en los ganglios de ingles cuyo punto reflejo se localiza en el dorso del pie, debajo del tendón del primer dedo en la articulación entre Tibia y Astrágalo. Después dirigimos la linfa desde la zona refleja de las piernas hacia ese punto, con suaves caricias, bombeando de nuevo en la ingle.

Para terminar el masaje subimos a la zona refleja de la cisterna de Pecquet bombeamos en ella, y después, por el conducto torácico llevamos la linfa a Término Profundo donde bombeamos finalizando el tratamiento.    

Cuando trabajo con el drenaje linfático reflejo, también hago los sistemas digestivo y renal completos, así como los puntos de Bazo, Timo y la columna vertebral, haciendo mucho más efectivo el tratamiento.

Normalmente este trabajo lo incluyo en el masaje reflejo antiestrés, ya que al conectar con nuestras emociones ayuda a desbloquearlas, permitiendo un cambio de actitud ante esa situación que nos enferma.

El drenaje linfático reflejo al igual que el directo, actúa sobre el sistema inmunológico aumentando las defensas.

En los problemas de linfedemas, varices, tratamientos postraumáticos o postoperatorios, trabajo mucho mejor con el sistema linfático directo, pero, cuando no está indicado, comenzar con el reflejo nos puede ser muy útil.

Los sistemas reflejos permiten a nuestro cuerpo encontrar el camino de vuelta al equilibrio, cuanto más profundo sea nuestro conocimiento de los mismos más podremos ayudarle.